viernes, 9 de septiembre de 2011

Francisco Lomuto

Francisco Lomuto y su Orquesta
Francisco Lomuto y su Orquesta


Charlo, Corsini, Julio De Caro, Ernesto Famá y Francisco Lomuto
Charlo, Corsini, Julio De Caro, Ernesto Famá y Francisco Lomuto


Francisco Lomuto y su Orquesta
Francisco Lomuto y su Orquesta
Francisco Lomuto con el primer bandoneón de Daniel Alvarez y el primer violín de Leopoldo Schifrin, el clarinete de Carmelo Águila y los estribillos de Fernando Díaz. Figuras de su orquesta en 1933.

LOMUTO, Francisco: ("Pancho"). Músico. Pianista. Director. Compositor. Nació en Buenos Aires el 24 de noviembre de 1893. Su madre le enseñó música y piano, conocimientos que perfeccionó moderadamente luego en el Conservatorio Santa Cecilia.
Siendo en 1906 empleado del ferrocarril compuso El 606, su primer tango editado cinco años luego por Juan S. Balerío. Dio a conocer después otros: La rezongona, La revoltosa y Ei chacotón, dentro de la misma tesitura de tango con reminiscencias de habanera —que Roberto Firpo grabó sucesivamente en discos Nacional Odeón—. Cuando luego de 1915 los tangos con canto ganaron el primer plano de la atención pública merced al ascenso de Gardel y a la aparición de la primera hornada de letristas que encabezó Contursí, él obtuvo su éxito consagratorio con Muñequita, el cual versificado por Adolfo Herschel estrenó la actriz y cancionista María Luisa Notar durante la temporada de 1918 en el Teatro San Martín. Cuatro años después ofreció Nunca más, con letra de su hermano Oscar que le editó Breyer y cuyo espaldarazo fonográfico correspondió a Carlos Gardel.
Se desempeñaba a la sazón como encargado de la sección de música de la casa Castiglioni de la calle Florida entre Sarmiento y Corrientes, donde "pasaba" al piano para los clientes las com-posiciones impresas y en venta allí. Por la noche frecuentaba el ambiente del cabaret Roya I donde Francisco Canaro le permitía sentarse ocasionalmente al piano de la orquesta confiado a la sazón a Luis Ricardi. Alentado por sus éxitos de compositor, formó entonces su propia agrupación —ini -cialmente con Héctor Quesada, luego solo— en la que colaboraron a través de los años el primer bandoneón de Daniel Álvarez, el clarinetista Carmelo Águila y valores tan destacados como el pianista Osmar Napolitano y el primer violíh Leopoldo Schifrin, así como los "chansonniers" Charlo y Antonio Rodríguez Lesende. Grabó sus versiones para el sello Odeón, su primer disco: Tierra del Fuego y Malpaso (1924). Para Víctor, después en 1931 desde Nunca más y De pura cepa. Su estilo, muy personal sin duda, estuvo generalmente desprovisto de interés musical o de proyecciones creadoras dentro de su sencillo esquema interpretativo esencialmente destinado a la danza. Bibelot, sobre el tango de Francisco De Caro y Mario Gomila, que cantó Fernando Díaz —vocalista de larga y destacada actuación en el conjunto en pareja con Jorge Ornar— y Mar de fondo de Alvarez y Napolitano en lo instrumental, configuraron dos aciertos en sus realizaciones para la fonografía. Intervino como figura en los cruceros del transatlántico "Cap Polonio", en las temporadas del Select Suipacha, y en las del Teatro Argentino de la calle Bartolomé Mitre así como en varias películas: Melgarejo (1937) y La Rubia del Camino (1938) para las cuales por aña-didura, compuso la música incidental. Cumplió en distintas etapas de su trayectoria, actuaciones en ciudades de España acompañado por la cancionista Chola Luna y el empresario y autor Antonio Botta. Durante la década del treinta bajo el seudónimo "Pancho Laguna", escribió también la letra de varios de sus tangos: Churrasca, Cacha- dora y Dímelo al oído, entre ellos. A fines de la década del cuarenta con los cantores Miguel Montero y Alberto Rivera dirigió la más valiosa de sus orquestas. Activo dirigente gremial actuó en el campo de los autores desde 1918, cuando integró con Enrique Caviglia, Luis Teisseire y Guillermo Fisher al comité fundador de la Sociedad Nacional de Autores, Compositores y Editores de Música, de cuya fusión con la Asociación y al amparo de la ley 11.723, surgió la SADAIC, entidad cuyo primer directorio presidió en 1936. A más de los tangos ya citados compuso estos otros: Tierra del Fuego, Los Dardaneios, Viento fresco, Si soy asi. Sombras nada más, Don Juan Malevo, Qué lindo es amar. Mi reflexión, Mis amigos de ayer. Muchachita de campo, Pa'aue te acordes —premiado éste en el primer concurso de Gluksmann— Aunque parezca mentira, Sin dejar rastro, A toda vela, De buena fe, Desagravio. Falleció en Buenos Aires el 23 de diciembre de 1950. Horacio Ferrer
Editado y compaginado para la web por El tango y sus invitados.