lunes, 7 de noviembre de 2011

Héctor María Artola

Hector Maria Artola con su Bandoneon en el centro de la foto en 1927 cuando integraba la orquesta de Donato-Zerrillo


Hector Maria Artola, Malerba; Libertad Lamarque y Antonio Rodio en 1934


Los poetas del tango(Hector Artola, M. Nijenshon, E. Frias, F.Fiorentino, A. Rodio y M. Bonano


ARTOLA,  Héctor María. ("Quico"). Musíco. Bandoneonista. Director. Compositor y Arreglador. Artista señero en el proceso de superación musical del tango. Compartió, especialmente con Argentino Galván, desde 1935, el mérito de la evolución técnica operada en la escritura de las orquestas típicas.  Colaboró —en trabajos de personalísima realización— con directores como Osvaldo Fresedo y Aníbal Troilo, destacándose en este orden de cosas, los arreglos que en 1953 concibió para Elvino Vardaro con los tangos Pico de oro de Cobián y El cuatrero de Bardi. Director y arreglador durante muchos años de una agrupación numerosa, con inclusión de timbres poco usuales en el tango, ofreció con la misma varios ciclos de audiciones por Radio El Mundo, registrando sus versiones para Odeón; entre éstas, Mi noche triste, Nostalgias, Halcón negro, Rapsodia en tango fueron bien representativas de un estilo que si resultó a veces, algo europeo, configuró siempre manifestaciones de incuestionable interés musical.

Creaciones suyas de perdurable calidad fueron las interpretaciones de Margarita Gauthier de Joaquín Mora, tratado con cuerda, instrumentínos y bandoneón solista —con Leopoldo Federico como figura— grabado en 1953, y Plegaria para un drama de tango en la cual aunó sus dimensiones de compositor, arreglador y director y que fue grabada para la casa Microfón con una orquesta de diecisiete músicos con inclusión de maderas y de arpa.
Bandoneonista de refinado estilo y compositor de tangos melódicos y cantables como Serenidad, Rienda al corazón, Falsedad, Desconsuelo, Se va la lancha, Ayúdame a vivir, Marcas, Tango y co-pas, Como el arco iris, la melodía del corazón, De muy adentro, En un rincón, hizo también un prolongado aporte a la musicalización de las películas argentinas.
Nació en la ciudad de San José de Mayo, R. O. del Uruguay, el 30 de abril de 1903. Inició sus estudios musicales, alternando el piano con el flautín y el órgano, instrumento éste que ejecutó en la iglesia de su ciudad natal, donde también integró dúos de piano y violín con el luego célebre novelista uruguayo Francisco Espíndola. Ya en Montevideo, integró —fugazmente— la orquesta de Eduardo Arolas en 1919, reemplazando a José María Rizzuti. Y a partir de 1920 se consagró al bandoneón, con el cual debutó en un terceto que completaron Juan Bauer (piano) y Roberto Zerrillo (violín). Colaboró luego con Edgardo Donato y más tarde con la orquesta Donato-Zerrillo. En 1927 emprendió  un   largo  viaje  por  Europa,   como músico del conjunto Bianco-Bachicha, vinculándose después al acompañamiento del trío Irusta-Fugazot-Demare, que a la sazón actuaba en Barcelona. En 1929 regresó a París, donde volvió a trabajar junto a Deambroggio. Luego de un pasaje por Montevideo, en 1933, y ya definitivamente radicado en Buenos Aires, compartió con Alfredo Malerba (piano) y Antonio Rodio (violín) el acompañamiento de Libertad Lamarque. Con
Rodio, más Miguel Bonano, Miguel Nijenshon y el vocalista Fiorentino formó durante 1937, en el conjunto Los Poetas del Tango, hasta que al año siguiente se incorporó a
la orquesta de Francisco Canaro tomando la plaza de Federico Scorticati. Condujo, en 1938 también la orquesta del cantor Roberto Maida en el dancing Ocean, ingresando desde 1940 como bandoneonista arreglador y director a la estable de Radio El Mundo. En 1949 dejó el bandoneón, consagrándose exclusivamente a la escritura y a la dirección orquestal. En 1956 tras muchos años de encabezar su agrupación de tangos estilizados, volvió a una modalidad clásica transitoriamente con los vocalistas Carlos Yanel y Ruth  Durante,  en  un  estilo próximo al de Carlos Di Sarli, grabando para T.K. algunas versiones muy milongueras como Don Esteban y Tango milonguero, con Carlos Parodi al piano y Máximo Mori como primer bandoneón. En 1963 produjo Plegaria para un drama de tango, para un disco de larga duración auspiciado por el Círculo de Amigos del Buen Tango. Se contó entre los fundadores de la Sociedad Argentina de Arregladores y Orquestadores. Escribió música para películas: Ayúdame a Vivir, El Tango en París y Porteña de Corazón, entre ellas.
Horacio Ferrer en el libro del Tango.
Editado para la web por el tango y sus invitados.